Rosa Ayuso

Rosa Ayuso

54 Metros Cuadrados

Una aclaración: no soy poeta. Aún estoy convaleciente


7 DE MAYO DE 2018

¿Qué va a encontrar el lector tras el título de 54 Metros Cuadrados?

Una magnífica terapia para curar el dolor, la decepción, la tristeza, la injusticia. La fuerza que necesitamos en muchos momentos para salir de esos círculos viciosos en los que, a veces, nos sumimos. Un mirarse al espejo y decir: YO SOY.

¿Cómo ha sido el proceso de creación de este poemario?

Comparo cada verso, cada estrofa, con una píldora diaria y una buena cucharada de jarabe de dignidad. Este tratamiento, duró trescientos sesenta y cinco días y curó el dolor de trece años. Una aclaración: no soy poeta. Aún estoy convaleciente.

¿Qué te gustaría cambiar gracias a tu poesía?

Esta pregunta me resulta un poco ambígüa. Si, a lo que se refiere es en cuanto a mí, el cambio es evidente: ahora, se decir NO, y me quedo tan pancha. En cuanto a los demás, que tomen de ella lo que les demande su corazón.

¿Qué libro estás leyendo?

Chavs, la demonización de la clase obrera, de Owen Jones. Espero que no me lleven a la hoguera.

¿A qué poetas admiras?

Pedro Salinas, Alberto Cortez, Rafael Amor, y, mi querida amiga, Amaia Villa, entre otr@s, fueron y son un gran referente para mí.

¿Se puede vivir de la literatura?

No y no. Tan solo un@s poc@s. Autor@s muy buen@s y autor@s muy mal@s, con buen@s padrinos y madrinas, pueden llegar a conseguirlo. Pero eso es otra historia.

¿Qué consejos darías a los jóvenes que comienzan a escribir?

No soy quien para aconsejar porque soy yo la que necesito consejo. Pero si algo he de decirles es: que, simplemente, lo hagan.

¿Sigue siendo la poesía un arma cargada?

Pues depende del que escriba que lo esté. Y sí: pido que lo siga estando.